lunes, 27 de julio de 2009

LA ISLA . cap.31


-. Elizabeth, aún confundida ante lo que habían visto sus ojos, la dijo : - Pues no estoy segura, Anthea, pero si no me equivoco, ha sido del libro, que no sé dónde está - , a lo que Fransua gritó : - ¡Ayy! ¡Qué es esto! -. Los niños, al verlo, dijeron : - Anda,es la pluma, Elizabeth-.Cuando se dispusieron a cogerla, Ícaro, del golpe que recibió, le tiró al suelo, y gritó : - ¡Jo, ya está bien, no! Estaros quietos. Todos los golpes me los tengo que llevar yo -. Elizabeth, le contestó : - Ícaro, nadie te ha dado un golpe. Mira, ha sido el libro, que se te ha caído encima de la cabeza -. Ícaro, a regañadientes, exclamó : - ¡ Con tantas cabezas que hay, y justo ha sido a la mía! -.
Cuando Elizabeth se disponía a coger el libro del suelo, justo delante de él, cayó su llave, esa llave que la tenía desde el primer día y estaba desolada por su pérdida. Cogió la llave, se la colocó de nuevo al cuello, guardó el libro y la pluma y les dijo a sus amigos : - Chicos, tenemos que volver a casa, así que pongamos nuestras burbujas en dirección al castillo -.
Los cuatro niños, Daysy y Xiri, establecieron contacto mental con los seres de luz por medio de sus burbujas para el regreso. Sus burbujas, cogieron posiciones, y emprendieron de nuevo su vuelta a ese lugar tan fascinante.
En el camino, Ícaro quiso reposar un rato. Les dijo a sus amigos que estaba desmayado de tanto andar. Elizabeth, contestó : - Es cierto, chicos. Con las ganas que tenemos de llegar y entregarles el libro a nuestros seres de luz, hemos olvidado que no hemos comido ni descansado un ratito, y llevamos más de tres horas de viaje -. Fransua, expuso : - Pues mirad, allí hay una isla con palmeras, así que podemos estar fresquitos, resguardados del sol -. A sus amigos, les pareció una idea estupenda, así que se dispusieron a hacer su escampada.
Una vez ya comidos, Daysy dijo con su voz personal de gatita, muy afinada : - Chicos, mientras reposáis la comida, me voy a hacer mis necesidades, ahora regreso -.
Entre tanto, Xiri se lo estaba pasando super bien, metido en el agua y chapoteando a su gusto, a lo que al pasar por delante de él, Daysy le advirtió : - Xiri, párate. Ni se te ocurra mojarme un pelo de mi cuidadoso cuerpo, porque voy a por ti, y verás qué zarpazo te meto, que a mi el agua esa me hace estrías. Yo tengo mi agua especial e hidratante para mi piel -. Xiri, muy sigiloso, se paró, hasta que pasó por delante de él Daysy, y luego empezó de nuevo su juerga. Ícaro, estando tumbado, divisó unos plátanos, y sin más, se levantó y se puso a subir por el árbol, y en uno de sus intentos, se cayó justo encima de Daysy, justo cuando se estaba limpiando con una hoja de especial suavidad, a lo que la gatita, muy enojada, cuando pudo levantarse, le dijo : - Ícaro, ¿no podías subirte en otro árbol, a que no? Con los que hay, y tuvo que ser éste. Ves, ya me has hecho perder algún pelo de la impresión que me dio al ver que me caía algo tan grande y gordo encima. Suerte que no me has roto nada, que eres un bruto. Y deja de hacer estupideces, que te vas a romper el lomo de tanto subirte al árbol -. Ícaro, enfadado porque le había dado en su orgullo, la dijo : - Yo no estoy gordo, sólo que mi forma es redonda, como la tuya es alargada y bajita, y me he subido a éste árbol porque los plátanos son más grandes, gata presumida, que lo sepas -, a lo que Daysy, también herida en su orgullo, le reprochó : - ¿Qué? Me has insinuado que soy bajita y alargada, con las esbeltas que son mis lindas y teñidas patitas. Y alargada, de eso nada. Que sepas, sabiondo, que tengo las medidas perfectas, tanto de largo como de ancho, y mira, ¿ves? -. Daysy se colocó toda pinada, con su lomo bien rígido, y le dijo : - Mira mi perfil de pedigree, ja. Ya quisieras tú tener este cuerpazo de felino perfecto -. Con las mismas, le dio un desaire, y muy empinada y maullando de rabia, lo dejó tirado. Ícaro, murmurando él solo, se quedó, diciendo : - Sabrás tú mucho de cuerpos perfectos. No te digo, ésta gata.. vamos, se cree miss mundo. Gatos.. -, y siguió con su intento de coger los plátanos.
Así estuvo intentándolo una detrás de otra, hasta que Elizabeth, fue a su encuentro, para decirle que tenían que seguir con su viaje, y le dijo : - Pero Ícaro, ¿qué estás haciendo? Te estás llevando golpe tras golpe-. Ícaro la respondió , con tono enfadado : - pues creo que está , claro lo que hago -. Elizabeth al ver su enojo , sus manos las impulsó hacía el árbol y dijo , fuerza de luz , y salió un rayo de luz , que fué directamente hacía los plátanos y cayeron al suelo . Ícaro se la quedó mirando , y la dijo :- Vale muy lista -. Corrió a coger los plátanos y con la misma empezaron nuevamente su viaje .
Según iban caminando a Daysy se la ocurrió . Continuará.

Safe Creative #0909034361715

4 comentarios:

alma máter dijo...

¿El qué?? ¿qué se la ocurrio???.. y hasta mañanano me entero ¿o qué?

(eres malaaaa) jajajaja...

Un besote!!

HADALUNA dijo...

Esta gata es una pija total..podiós que humos tiene...jajajaja

Genial corazón..sigue así.

BEsitos dulces.

DAPHNE dijo...

Alma , con lo ocurrente que es , cualquier cosa , vete tú a saber jajajaja .
Besotes llevados de los ángeles .

DAPHNE dijo...

Mi niña , no lo sabes tu bien lo finis que es jajajajaja , ya veras , ya .
Besitos llevados de los ángeles .