viernes, 31 de julio de 2009

REGRESO A CASA . cap. 35




A los brazos de la pequeña. Al tener esos libros en sus manos, se fueron abriendo justamente por donde ella quería ver. Uno de los libros, al preguntarle : - ¿Qué más quieres saber? -, Elizabeth le respondió : - Aquí no encuentro el por qué todos me dicen que soy la elegida. ¿En dónde puedo encontrar eso y por qué me llaman princesa de un mundo? Yo no lo entiendo y quiero saber -. El libro se cerró, y la dijo : - Esas preguntas ahora no se te pueden contestar. No te harían nada bien, haz caso, Elizabeth. Aprende, disfruta, pero en tu orden. No quieras saber más de lo que se te puede dar, porque te haría mal -.
Elizabeth entendió que cada cosa tiene y llega en su lugar, a lo que respondió con la cabeza que sí, y cerró el libro. Entonces, bajaron deprisa unos libros pequeños de cuentos, diciéndola : - Ábreme a mi -, continuamente, y ella les iba apartando. Uno de ellos, se abrió delante de su cara, y la decía : - Mira, ¿a que soy guay? Soy el ratón motorizado, te cuento. ¿Quieres? Mira, verás -. Elizabeth, le dijo : - No, vale ya -. Así estuvo un rato, hasta que llegó el ángel descubridor, y los apartó, diciéndoles : - Miniaturas al cajón ya -. Se fueron todos, y el ángel, la preguntó : - Qué, Elizabeth, ¿has encontrado respuestas? -. Elizabeth, se acordó de las palabras del libro sabio, y le dijo : - Sí, algunas sí , las más importantes -. El ángel, la dijo : - Cuánto me alegro, querida niña -. Con las mismas, se fue a seguir investigando nuevas recetas.
Elizabeth, cogió los libros y de nuevo, fue al pasillo correspondiente, y les dijo : - Colocaros debidamente y en vuestras posiciones -, y así, los libros se colocaron.
Elizabeth se dirigía hacia sus amigos, cuando llegaron las hadas y los ángeles para decirles que tenían que ir a sus casas en la Tierra. Que habían pasado un día fuera y estarían sus familias preocupadas por ellos.
A Ícaro, le costó bajar de su tumbona, y a regañadientes salió de allí. Daysy, se despidió de ellos llorando, pero a la vez estaba contenta porque sabía que iba a volverles a ver .
Ícaro fue a darla las gracias por todo a Daysy , ella lo comprendió y se abrazaron con mucho cariño y le dijo :- Aquí estaré esperándote , ahora vete -.
Los ángeles en agradecimiento les dieron el poder de escucharles , cada vez que sean llamados por sus seres de luz .
Elizabeth llamó a Drocus y se subieron a él , y no pararon de decir adiós con sus manos a sus seres hasta que dejaron de verlos .
Anthea se la encaprichó que Drocus pasara de nuevo por ese gran arco iris que se dibujaba en el cielo , y él , encantado así lo hizo , les dio un paseo por el firmamento , pudiendo tocar los niños las nubes , y las estrellas , al tocar las nubes Ícaro les dijo :- Mirad parece de algodón de ese que hay en las ferias , ¿ se podrán comer también estas ? -. Sus amigos se rieron y Drocus sin dejar de reírse le dijo :- Inténtalo Ícaro , pero me temo que no va a ser de tu gusto jajaja -.
Ícaro le respondió :- pues que , podía ser , aquí todo es posible -. Llegaban al árbol del bosque y Drocus les dijo :- Bueno chicos, aquí nos despedimos . Hasta la próxima vez -. Esta vez Drocus se despidió de ellos , con una gran sonrisa , porque sabía que iban a estar con él de nuevo . Elizabeth le dio un gran beso , y él se enrojeció . La niña rió la gracia , y le dijo :- Hasta luego Drocus -.
Llegaron a la salida del árbol . Una vez en el bosque, iban entre ellos contandose , las aventuras vividas , hasta que llegaron a casa de Elizabeth , y antes de separarse , quedaron en hablarse por teléfono y así estar comunicados .
Al llegar Elizabeth a su casa, sus abuelos estaban esperándola y la dijeron que habían acabado de llegar . Eso la dio opción para decirles que había salido un ratito con Xiri a jugar .
Los abuelos la habían preparado la cena , así que cenó, les dio las buenas noches y se echó a dormir.
Esa noche Elizabeth tuvo unos sueños extraños . Se veía en un mundo que no conocía, defendiendo a unos seres pequeños , y ella no acabó de entender , el por qué de aquél sueño.
De pronto ,se acordó del don que antes de su regreso a la Tierra , les dieron sus maestros , y pensó :- Y si les pregunto , a lo mejor me escuchan , porque ellos me pueden hablar , así que lo voy a intentar . Continuará .
Safe Creative #0909034361760

4 comentarios:

HADALUNA dijo...

Ayy qué risa, niña....que me imaginaba a los librillos con patitas correteando....jajajaj.

Eres única, palabra.
Tienes una imaginación que vale su peso en oro.

Supongo que te sientes orgullosa de haberme hecho caso y haber emepezado con esta locura.

Besitos con risa incluida

alma máter dijo...

Ya no tengo uñas que morderme... voy por los muñones.. jeje...

Buen finde!!

Un besote.

DAPHNE dijo...

Mi niña , siempre te agradeceré que me animaras a hacer el blog , porque como tu sabes me meto en este mundo mágico , que para mi es tan importante ahora .
Besitos llevados de los ángeles.

DAPHNE dijo...

Alma , no te me quedes sin uñas chiquilla , gracias por seguirme , eres un cielo .
Mil besitos .