lunes, 20 de julio de 2009

MANEJANDO LA MENTE . cap 25.

del suelo empezaron a salir los enarosos, y de sus cuerpos salían unas redes para apoderarse de ellos.Los niños, empezaron a correr. Ícaro, que iba cargado con las naranjas, empezó a tirárselas a esos seres encima, y a gritarles : -¡Dejadnos tranquilos! -. Toma, plaas!, y según les daba con ellas, les decía a sus amigos : - Ésta le ha dado en toda la cabeza. Hala, esta en el pie -, hasta que se quedó sin naranjas y no podía perder tiempo en visualizarlas, así que siguió el ejemplo de sus amigos. ¡A correr!.
Según iban corriendo, a Fransua lo cogieron con la red, y no podía moverse, así que empezó a gritar : -¡Chicos! Aquí, ayudadme, me han cogido -. Sus amigos, fueron a su encuentro, para sacarle de aquella trampa. Entonces, Elizabeth les dijo a Xiri y a Daysy : - Estaros aquí. Mi cuerpo está intranquilo, algo va a suceder -.
A la llegada de sus amigos, aquel suelo empezó a abrirse y salió el ángel con voz desafiante, acompañado de otros ángeles y seres extraños con dos cabezas y la piel con escamas.
Él gritó : -¡Cogedlos! -, y todos sus súbditos fueron a por los chicos, les rodearon, sin ver salida. A lo que les dijo : - ¿Dónde creéis que vais? El camino que tenéis que elegir no es este. Os habéis equivocado. Encima de insensatos, sois torpes jajaja -. Elizabeth, dijo : - Déjanos marchar. Teníamos vuestra palabra de que si conseguíamos el libro que hemos venido a buscar, saldríamos de aquí sin problemas -. El ángel, la contestó : - ¿Libro? ¿Qué libro? Ya se os dijo que aquí no hay nada de lo que buscáis, pero vosotros insististeis, y ya habéis visto que no hay nada, así que tenéis que morir -.
Daysy y Xiri, mientras tanto, seguían escondidos, observando todo lo que sucedía a su alrededor.
El ángel, les dijo : - Solamente hay una manera de que salgáis de aquí. Eso sí, es algo arriesgado jajaja -. Elizabeth, le contestó : -¡Vale! Aceptamos. ¿Cuál es la salida? -. El ángel, les contestó : - ¿Veis ese camino oscuro y en tinieblas? Pues ese tenéis que coger -.
Fransua, exclamó : - ¡No! -. Ícaro y Anthea se miraron temblorosos, pero Elizabeth, confiando en sus amados seres de luz, le contestó : - Está bien - Entonces, el ángel desapareció, y con él, todos los seres que estaban junto a él. Al momento, Elizabeth llamó a Daysy y a Xiri, a lo que la gatita, muy preocupada por lo que había escuchado, la dijo a Elizabeth : - Hay que tener mucho cuidado, les he oído comentar a unos ángeles pequeños y muy gorditos que no íbamos a salir vivos de aquí -. Elizabeth, les calmó, diciéndoles : - ¿Creéis que nuestros ángeles y hadas de luz nos hubieran dejado venir aquí, sabiendo que esta sería nuestra muerte? Yo os digo que no, por eso confío, y sé que podemos lograrlo, y salir de aquí vivos. Tenemos que llevarles el libro que es tan sumamente importante para ellos, así que no hay que dudar. Por muchos impedimentos que nos pongan, vamos a conseguirlo -.
A sus amigos les animó tanto la confianza con la que lo decía, que se pusieron a entrar en ese camino aterrador. Según se iban adentrando, los sonidos se acentuaban más. Al rato, algo cayó sobre Fransua y este gritó : -¡Ayy! -, y empezó a dar giros sobre sí mismo y a saltar. Ícaro, que iba detrás, le dijo : - Quieres parar ya de bailar. Pues anda, que estamos como para bailecitos ahora -. Fransua, contestó : - De bailes nada, que he notado algo que se me caía encima -. Ícaro, le respondió : - ¿Cómo? Pues aléjate de mi, a ver si esa cosa se me pega -.
De pronto, Fransua empezó a ver en su mente cómo le iban cubriendo más arañas, y cómo le cubrían con sus telas para ir a por él. Entonces, empezó a gritar : -¡Socorro, socorro, sacadme de aquí!¡No! -. Sus amigos, le miraron con ojos extrañados, sin ver lo que le estaba ocurriendo, y Anthea, le agarró por el brazo y le balanceó unas cuantas veces, gritándole : - ¡Fransua, tranquilo! No sucede nada, no te pasa nada, es sólo un sueño -, pero él no dejaba de ver a esos animales, invadiéndolo.
Al rato, Ícaro empezó a gritar : - ¡No! Basta, me ahogan. Sacadla de mi, quitádmela, socorro! -.
Elizabeth, le dijo : - No tienes nada en tu cuerpo, cálmate -, pero él no dejaba de ver a esa culebra, rodeándolo y ahogándole . Anthea también empezó a llorar, gritando : - ¡No! No puedo sacarte -. Estaba viendo cómo su perro se ahogaba en el pantano. Daysy, le dijo a Elizabeth : - Cuidado, Elizabeth. Creo que este es el camino de los miedos, y todos los miedos que tengáis escondidos se van a mostrar, para haceros sufrir -.
Elizabeth empezó a ver cómo los chicos se reían de ella, la insultaban cuando iba al colegio, y se dio cuenta que tenían que cambiar de inmediato su mente, así que le dijo a sus amigos : - Escuchad. Tenéis que bloquear vuestros pensamientos. No penséis en nada de lo que os muestren. Cambiadlo, poned cosas bonitas en vuestra mente -. Ícaro, empezó a visualizar unos grandes bocadillos de tortilla. Otros de hamburguesas. Anthea, visualizaba cómo jugaba con su perro y corrían y disfrutaban del juego en su playa, viendo las olas, cómo llegaban para saltarlas. Elizabeth, se vio jugando con Xiri y bailando con él en su bosque encantado…. Así fue cómo . Continuará.


Safe Creative #0909034361623

4 comentarios:

HADALUNA dijo...

Niña, me encanta lo que escribes, pero me estresa ir imaginando a los pobres crios, p'arriba...p'abajo...
uffffffffff.

Sigue con tu imaginación desbordante que vas muy bien.

Besitos con alas.

DAPHNE dijo...

Mi niña tienen que hacer ejercicio ala pa lo alto ala pa lo bajo jajajajaja . Nena hay que dejarles que son los el futuro jajajaja.
Besazos llevados de los ángeles .

alma máter dijo...

Hola guapa!!! por aqui estoy de nuevo... Me tengo que poner al día con la historía poco a poco... aunque veo que sigues manteniéndonos en ascuas... jaja ¡¡cómo te gusta, eh??!!!

Un besote.

DAPHNE dijo...

Hola Alma , como ves aquí sigo metiéndoles en conflictos jajaja .
Pues ala de vuelta al trabajo jajajaja , habrás dejado algo para el año que viene ¿verdad? Jajaja .
Mil besitos .