martes, 25 de agosto de 2009

AL OTRO LADO DE LAS FLORES . cap.53

Glitter Graphics



Cabeza por el medio de las flores, para poder escuchar mejor aquello, que no sabía con certeza lo que escuchaba, a lo que Xiri, la dijo a Elizabeth : - Ten cuidadito, mucho cuidadito, que no sabes con quién estás tratando. No te imaginas de lo que son capaces esas cosas -. Elizabeth, mandó callar a Xiri y le dijo a Fransua : - Mira, ven. Escucha -. Fransua, la dijo : - Estoy oyendo cómo alguien respira -. Ícaro, exclamó : -¡Ay Dios…! Vámonos ahora que estamos a tiempo, que luego no respondo -. Anthea, le dijo : - Vale, ya, Ícaro. Luego dices que no respondes y te quedas sin saber qué hacer -, e Ícaro la contestó : -¿Por qué crees que lo digo? Porque no tengo miedo, pero luego, cuando los vea, me quedo paralizado, y será tarde -.
Puma, cada vez estaba peor, y Drocus le colocó cómodamente con sus ramas, haciéndole una especie de cama para descansar, mientras encontraba al hada de las flores.
Elizabeth, les dijo a Fransua y a Anthea que fueran con ella para investigar qué era aquello que escuchaban. Entretanto, a Ícaro le dejaron de guardián, con unas nueces por si tenía que llamar la atención de los erizoas. Xiri y Daysy se quedaban al cuidado de Puma y Drocus, que el pobre, con llevar a Puma en su lomo, estaba agotado, porque era casi más grande que él, y apenas tenía fuerza para hacer nada.
Elizabeth, Anthea y Fransua, al pasar por el otro lado de las flores, resbalaron y fueron a caer en una cueva. Sus gritos fueron hasta donde Ícaro, que al oírlos, gritó : -¡Elizabeth, Fransua, Anthea, qué sucede, qué os ha pasado, respondedme! -. Al ver que no obtenía respuesta ninguna de ellos, empezó a preocuparse. Xiri, ya pasó de estar asustado a muy enfadado. Quiso ir a por su amada Elizabeth, a lo que Daysy no lo dejó ir, y le calmó, diciéndole : - Está bien, lo sé, porque la siento en mi cabeza. La escucho. No te apures -. Xiri, comenzó a enseñar sus dientes, gruñendo con rabia, y diciendo : - Que no vea ningún bicho mal oliente de esos, que no se me escapa ninguno, aunque me tengan que volver a poner dentadura nueva -.
De mientras, Elizabeth y sus amigos, observaban esa cueva, en la que habían caído. Fransua, dijo : - No se ve nada -. Elizabeth, golpeando con sus manos, surgió por todo su cuerpo una luz muy intensa. Anthea, la dijo : - Ahora sí se puede ver, porque no sabíamos dónde pisábamos -.
Al mirar hacia el suelo, Anthea dio un grito y se abrazó . Continuará.
Safe Creative #0909054367889

5 comentarios:

HADALUNA dijo...

¿Por qué gritó?
Era una bola verde y sebosa con 7 ojos que se deslizaba babeando y que desprendía un hedor pestilente????
Una berengena lacia rebozada en mocos amarillentos que al mirarlo te lanzaba rayos envenenados????

Uppsss....qué vió?? dimelo que así no puedo seguir....
Que entre el del látigo y tú me vais a matar a disgustos.

Besitos impacientes.

alma máter dijo...

Contigo siempre me pilla el toro. Ya me he leido la anterior.. jeje..
¡Arrea!!! ¿y qué había en el suelo???

Un besote!!! (siempre dejándonos con la intriga...)

DAPHNE dijo...

Uyyyy nena ni yo se porque grito , jejejeje si estos niños se asustan por nada , fijate que va a ser porque se pisaron , si eso va a ser jejejeje.
Besitos dulzones .

DAPHNE dijo...

Alma , si yo estoy en que iba a ser algún zapato del 57 por lo menos , porque para dar ese grito ¿ verdad? Hay estos chiquillos se asustan por nada ajajá.
Besazos muchos

Calvarian dijo...

Menudo susto...Pobre Anthea...veamos que pasó
Bésix