martes, 4 de agosto de 2009

LA LUNA AILITH . cap.39


Y la dijo :- Ven , Elizabeth . Te explicaré tu cometido . Sólo tienes que abrir tus brazos y presentarla al gran cielo , para que todos sepan que se ha producido un milagro en Inicialma . Ese milagro tan esperado y deseado -. El hada , se quedó hablando a Elizabeth . Entre tanto , sus amigos se lo estaban pasando genial , columpiándose dentro de la luna , haciéndose invisibles con su luz. Pusieron a Drocus de puente para saltar de un lado a otro . Subiendo por el lomo de Drocus , Ícaro se tropezó con el rabo de este , y a punto estuvo de caer , pero Ailith estaba al tanto de cada movimiento de los niños , y su inteligencia y sabiduría , la hizo ver al segundo la caída de Ícaro y se giró para cogerle , y Drocus cogió a Daysy y Xiri que en esos momentos estaban en su lomo .
Hasta la gran ceremonia, aún faltaban detalles y adornos que poner , así que cada uno trabajaba para que todo fuera perfecto .
La luna estaba en lo mejor de sus días , acompañada por los seres de luz y por humanos . No podía pedir más .
Se iba acercando el momento . Todo estaba preparado . Elizabeth estaba nerviosa , pero feliz . Al llegar ese instante , el sol salía cabizbajo sin alumbrar .Las estrellas dejaron de brillar , para que todo el resplandor fuera para Ailith . Elizabeth , se dispuso a hacer su cometido y su discurso . Empezó diciendo :- Yo , princesa Elizabeth , con el poder que se me ha otorgado , te nombro a ti , diosa de la luna , la dueña y señora de las pequeñas lunas de inicio. Tu deber, es protegerlas y cuidarlas, que ni el sol ni las estrellas las molesten con su luz. Que ni las rocen hasta que se hagan adultas y puedan valerse, y sólo entonces, se dedicarán a trabajar por la noche y a cuidar de dar luz en la oscuridad. Y así será hasta que llegue ese día, diosa Ailith -.
Al término de sus palabras, empezó a hablar Ailith, dando las gracias por escuchar sus súplicas y darla esa compañía que nunca tuvo y que siempre estuvo en soledad, y prometió cuidarla, hasta el último ciclo lunar de ellas. Se arrodilló ante sus seres , y quedando eternamente agradecida, al terminar sus palabras, todos aplaudieron. Gritaron : -¡Viva Ailith y sus inicios! -, y empezaron a salir fuegos artificiales de un castillo en el aire, con formas y de muchos colores. Entre los fuegos, se dibujaban las caras de los niños, que ellos, sorprendidos, no dejaban de exclamar : -¡Ahh! -.
Al acabar los fuegos, el castillo se iluminó con luces de música y flores.
Después, las estrellas ofrecieron tarta, gominotas, y un sin fin de dulces, de los más sorprendentes. Ícaro y Drocus, estaban cogiendo todo lo que caía en sus manos. Los ángeles y hadas, les avisaron de que no comieran tanto, porque sino se pondrían malos,pero ellos no dejaban de coger todo lo que les venía.
Elizabeth, fue a por una taza de chocolate, y al tomarlo, de pronto, algo la intranquilizó, y al acabarlo, vio un rostro inhumano, reflejado en el fondo de la taza. Al momento, la soltó y gritó : -¡Hay peligro! -. Ailith, al instante, se colocó delante de sus lunas de inicio para protegerlas.
Los ángeles y las hadas, enseguida se pusieron al acecho, por lo que pudiera pasar.
Esa taza que Elizabeth tiró, recobró vida y empezó a girar sin parar. De ella, salía humo sin cesar, y de ese humo, empezó a salir un dinosaurio con cuatro cabezas, y de su cuerpo, salían unas aletas enormes, que con ellas arrastraba todo lo que sacudía.
Una de las caras, se fijó en Ailith, a lo que ella, antes de que hiciera nada, le envió todo el reflejo de la luna para cogerle.
Los ángeles, hadas, duendes y animalitos, estaban intentando acabar con él. Una de las caras, cogió desprevenido a Drocus, y se le llevaba hacia dentro de la taza, a lo que Elizabeth, gritó : - ¡Noo! Suéltale ahora mismo -. Elizabeth, tenía tanta furia en ella en esos momentos, que toda esa furia la sacó con su poder de los rayos de truenos, y se la envió hacia esa cara. Al soltarlo, Drocus la dijo : - Gracias, Elizabeth. Por poco no lo cuento -.
A Ícaro, una de las caras fue hacia él y según llegó, le plantó una tarta enorme en la cara. Empezó a embadurnarlo de todo lo que caía en sus manos : de helado, pasteles, bizcochos de confeti … Uno de los ángeles, le dijo : -¿Ícaro, qué estás haciendo? -. Él, respondió : - Intentar que no me coma -. El ángel, le dijo : - Utiliza tu poder . Continuará.

Safe Creative #0909034361814

4 comentarios:

alma máter dijo...

¡¡YA ESTOY AQUI!!!
Ojú!1 hija estos niños cómo zampan ¿no? jajajaja....

Un beso.

HADALUNA dijo...

¿Drocus tenía rabo?

Me pido ser Diosa de la Luna....ahhhhhhhhhhh...se sienteeeeeeeee!!!!.

Quiero chuchesssssssssssssss....
buaaaaa...buaaaaaaaa (llanto desconsolado), jajaja.

Sé lo de leer los posos del café...pero los posillos del chocolate??? eso tendré que probarlo...aunque ahora que lo pienso...a mi no me gusta el chocolate a la taza.....y ahora en verano menos...

Miedo, tengo miedo del dino de 4 azoteasssssssssss....Ufffffffffff....que ya me había relajado yo, y ahora otra vez a seguir con la guerra de bichossssssss....podiós, qué perezaaaaaaaa.....

Jolín, ¿te puedes creer que estñy cansada de imaginar?

Besitos de relax...

DAPHNE dijo...

UY Alma , tu sabes mi niña lo estupendo que es comer y comer y no engordar , que allí no se engorda ayyyyyyyyyyy que me lo den a mi veras como trago y zampo .
Besitos llevado de los ángeles.

DAPHNE dijo...

A ver peticiones se aceptan jajajajajajaja , tu diosa pues no va a ser , que ya esta ocupado , pero bueno puedes ser reina de las mariposas por ejemplo, o enviada especial para dirigir alguna misión que llegue de repente jajajajajaja .
Besitos llevados de los ángeles .