miércoles, 19 de agosto de 2009

LA BOCA DEL DESIERTO. cap. 49





Alejó, le dijo Xiri a Daysy : - Gracias, Daysy. Qué susto, de la que me he salvado. Bien pensé que me callaba a mi también. Ahora que puedo hablar y defenderme, por lo menos aquí, que soy persona, me lo van a quitar -. Daysy, le dijo : - Pues ya sabes, no hables más de la cuenta -, y se fue sonriendo, a lo que Xiri, se quedó preguntándose : - ¿Yo más de la cuenta? . Pero si apenas hablo -.
Siguieron andando, y llegaron a la cima de una montaña y se dieron cuenta de que por la otra cara de esa montaña, había dos árboles, tal y como les habían dicho sus maestros.
Bajaron en busca de esas nueces dulces. Al llegar a ellos, Ícaro dijo : - Vale, ahora, ¿cómo se supone que vamos a bajar esas nueces?, porque os recuerdo que yo no sé subir, y aquí la magia no debemos utilizarla, para que no nos descubran -. Drocus, se disponía a subir él, cuando se escuchó un ruido muy fuerte. Fransua dijo : - Qué extraño. Escucho mucho viento y aquí no hace ni gota -. Daysy, les dijo : - Esperad. Voy a ver a qué es debido -, cuando al poco tiempo, llega corriendo, gritando : -¡Hay que buscar un sitio para remansarnos! -.
A Drocus y a Puma, ya se les había pasado el efecto con el que Elizabeth los dejó sin habla, así que Drocus la preguntó : -¿Qué ocurre?-. Ella, le respondió : - Tenemos que darnos prisa. La boca del desierto llega hacia nosotros -.
Al oír esas palabras, Puma y Drocus corrieron a incorporarse, los dos tumbados, debajo de los árboles, de tal manera que los niños, Daysy y Xiri, pudieran colocarse debajo de ellos para protegerlos.
Esa boca, llegó a donde estaban ellos, y les dijo : - Aquí no hay nada para vosotros, marchaos -.
Puma, sin apenas poder abrir los ojos de la arena que le cegaba, la dijo : - Tenéis al hada de las flores, y hemos venido a por ella -.
Esa boca, se abrió más, y les dijo : - Aquí no hay nadie con esas características -.
Ícaro, entre dientes, les decía a Daysy y Xiri : - Será mentirosa, la bocaza esta. Vaya panda de mentirosos que hay aquí -. Daysy, le mandó callar.
Entretanto, Puma seguía su conversación con la gran boca, y la dijo : - Aquí no está, pero sabemos que los erizoas y sus secuaces la tienen secuestrada -. Esa boca, se enfureció y les dijo: - Esos, tenían que ser ellos. Solamente vienen a comer las nueces, y cuando nos dejan sin ninguna y estropean los árboles de tanto golpearlos y mordisquearlos, se marchan. Estoy cansada de esos intrusos -. Puma, la contestó : - Sí, sabemos que les gustan esas nueces, y nada más las hay aquí, por eso hemos llegado hasta aquí, para cogerlas y con ellas, poder engañarlos para recuperar a nuestra hada -.
Esa boca, se abrió nuevamente y les dijo : - Apartaros . Continuará.
Safe Creative #0909054367841



6 comentarios:

HADALUNA dijo...

Pues mira que me encantan las almendras, las avellanas, los anacardos...pero las nueces como que no me ahcen a mí mucha gracia...

Sigue niña, que vas bien, aunque en el siguiente capítulo me espero que aparezca una baba pegajosa con ojos o cualquier cosa de esas, que contigo nunca se sabe, jajaja.

Besitos con alas.

alma máter dijo...

Al final les salva hasta la comida.. jeje...

Un besote!!

Calvarian dijo...

Caray que boca más fea jajaja Mucha gente me llama bocazas...será porque tengo una boca grande??? Joerrr que cosas se te ocurren...lo de las nueces...tienen que ser dulces por narices...siempre pensando en lo mismo. Si es que como sois
Bésix

DAPHNE dijo...

Hola mi cielo , pues veras esos erizoas solo se les engaña con degustaciones dulzonas y a ver quien les dice lo contrario? Yo no ehhhhh que menudos son jajaj .
Besitos gorditos

DAPHNE dijo...

Alma , parece mentira que por quitárseles del medio les den hasta el árbol si se le piden jajajajaja , que mundo de locos jajaja.
Besitos guapa muaaaaa.

DAPHNE dijo...

Hola Calvarian , mira mi niño , te diré que soy muyyyyyyyyyyyy dulce , a mi lo amargo no me va que me entristece , contra más dulce mejor jajajaja .
Besitos miles guapetón .